Actualidad Workshop: 5 reglas para asegurar su participación y que resulte un éxito

Workshop. Reglas, Participación
Para que el workshop resulte un éxito es importante asegurar la participación. 5 reglas que te ayudarán a lograrlo.

08 noviembre 2017

Comunicación, Empresa

Para que el workshop resulte un éxito es importante asegurar la participación. Te mostramos 5 reglas que te ayudarán a lograrlo.

  1. Interés es igual a éxito

El primer paso para que un taller impartido por profesionales o cualquier otra acción similar tenga éxito es crear expectación sobre el público objetivo; lograr que quiera involucrarse y participe de forma activa en el evento.

Para conseguir este objetivo y que el workshop sea un éxito deberemos tener en cuenta a qué generación nos estamos dirigiendo. Las personas que se criaron en un aprendizaje democrático, o con aquellos programas de televisión que animaban desde pequeños a tratar con el entorno y su interlocutor, están más preparados para la interacción.

No obstante, aquellas personas pertenecientes a una época anterior creen en lo que les aportará de nuevo el workshop, por lo que esperan un experto que dirija el discurso, y sin él pueden llegar a preguntarse qué hacen ahí.

  1. El líder es importante. Elige sabiamente

Existen dos tipos distintos de líderes para un workshop, por ello es importante estudiar cual conviene más según el momento y la naturaleza del mismo.

Por un lado están los moderadores, quienes se encargan de dirigir al público, difundir argumentos clave o alentar la interacción durante el taller. Son coordinadores imparciales que no requieren un conocimiento extenso del tema o una experiencia muy marcada en él. No aportan ideas, sino que fomentan aquellas de los integrantes del grupo.

Por el otro lado están los ponentes, aquellos expertos en una materia que aportan nuevas ideas o tipos de aprendizaje al público del workshop. Su trabajo es el de ampliar conocimientos y ofrecer una experiencia mucho más técnica.

  1. El lugar donde te sientas marca la diferencia

El espacio en un workshop es fundamental. Dependiendo donde estén los asistentes sentados y cómo estén organizados, experimentarán su estancia y experiencia de una forma u otra.

En una organización del espacio convencional, las personas se colocan de manera natural en el lugar en el que se sienten más cómodas. Así, aquellos asistentes que prefieren no participar tenderán a colocarse en la parte final de la sala, mientras que los más ansiosos por interactuar se colocarán en grupo en la parte delantera.

Esta situación, sumada a la facilidad de agruparse entre gente conocida, puede provocar que el final de la sala sea un nido de bromas, o que su inicio sea una cacofonía de voces intentando hablar una sobre la otra.

Si el espacio lo permite, una táctica eficiente para eludir este problema es ubicar el workshop en lugares poco usuales, variar la ubicación de los asientos o conferirles un aspecto que ayude a conformar un entorno creativo.

  1. Personalízalo y prioriza temas según la temática o sector del workshop

La interacción durante el workshop debe estar pensada para que los asistentes sean capaces de sentirse identificados, siendo aplicable a su rol de trabajo del día a día.

Al tratar temas de interés en sus vidas diarias, el resultado será que la parte de los asistentes que posean experiencias cercanas las compartirán, y el resto escuchará atentamente o formularán preguntas que, de cualquier modo, contribuirán a enriquecer el taller.

De cualquier modo, conocer a tu público vuelve a ser crucial.

  1. Enseña en función del público

Existen multitud de formas de aprendizaje. Por ejemplo, si tu taller está enfocado para ingenieros o matemáticos, no será difícil adivinar que son asistentes de ciencias y un aprendizaje lógico.

En todas aquellas situaciones donde no se tenga claro a qué grupo pertenecen los asistentes, o en las que el grupo presente multitud de perfiles, lo ideal es presentar en el transcurso del workshop varios de esos estilos (ideas visuales, instrucciones escritas, interacción social, etc) para acaparar la atención del mayor número posible de participantes.