News Tendencias de la industria de eventos en 2020. La personalización (I)

Dentro del extenso análisis dedicado a las tendencias que dominarán el nuevo año 2020 para la industria de eventos, en esta primera entrega vamos a ver cómo la personalización conlleva a que un evento resulte mucho más exitoso.

22 enero 2020

Empresa

Dentro del extenso análisis dedicado a las tendencias que dominarán el nuevo año 2020 para la industria de eventos, en esta primera entrega vamos a ver cómo la personalización conlleva a que un evento resulte mucho más exitoso.

La personalización de los eventos

A la hora de realizar un evento, toda la organización está dirigida a un público objetivo concreto, que es al que se pretende llegar y el que acudirá a nuestra llamada. Pese a ello, se debe ser consciente que dentro de un público objetivo que comparta alguna característica, habrá personas muy diferentes entre sí. Esto obliga a que los eventos se organicen bajo rutas personalizadas, adaptando la asistencia en base a los horarios y agendas de los visitantes.

La personalización enfocada a los asistentes conseguirá que sientan que están aprovechando su tiempo al máximo. Pero, ¿cómo se puede realizar esa personalización de manera efectiva? Estas son algunas de las maneras más recomendables:

  1. Sesiones de trabajo personalizadas

Las sesiones de trabajo no son ninguna novedad, es muy habitual que los eventos de tipo corporativo las incluyan en su planificación para tratar de ofrecer más valor a sus asistentes. La novedad reside en dar libertad a los asistentes para que puedan trazar su sesión de trabajo de manera personalizada, y no indicarles a dónde tienen que acudir en cada momento.

Las personas que acudan al evento pueden consultar la agenda del día, y a través de esa información crear su propio plan y así poder exprimir al máximo las áreas que más les interesen. El nivel de satisfacción de los asistentes aumentará de manera significativa al otorgarles esa libertad de movimientos, frente a una planificación diseñada de antemano y sin tener en cuenta sus opiniones o consideraciones.

  1. Actividades basadas en analíticas y datos

El uso de datos no puede coger a nadie por sorpresa en 2020. Aquellos eventos que sean reticentes a incorporarlos se encontrarán muy por detrás de aquellos que sí los utilicen. Al fin y al cabo, el manejo de datos permite llevar a cabo una personalización que hará que los asistentes perciban un trato diferenciado y especial por parte de la organización.

El problema es que un avance como este puede convertirse en un inconveniente, y esto es porque ofrecer demasiadas posibilidades puede generar un ambiente demasiado abrumador para los asistentes. ¿Cuál puede ser la solución? Contar con una aplicación que realice sugerencias a los asistentes basadas en sus distintos perfiles, actividad y preferencias.

Esta situación será satisfactoria tanto para los asistentes como para los organizadores, ya que los asistentes sentirán que el evento se ajusta a sus necesidades y los organizadores sabrán que están ofreciendo una experiencia personalizada a su público objetivo.

  1. Ofrecer y generar contenido personalizado

En un mundo donde las personas reciben un volumen de contenidos muy grande, es crucial generar contenido personalizado para destacar entre los demás. Además, la experiencia indica que los asistentes valoran de manera más positiva los eventos cuando han recibido contenidos personalizados y pensados específicamente para cada uno de ellos.

El contenido personalizado puede realizarse de diferentes maneras, por ejemplo, refiriéndose a los asistentes por su nombre a la hora de realizar comunicaciones (email, carta…).

De todas formas, lo ideal es ir un poco más allá, y ofrecer contenido personalizado según los intereses de cada persona. Por ejemplo, a través de distintas estrategias como que si una persona se descarga un e-book sobre un tema en concreto, a continuación se le podrá enviar más información detallada sobre ese tema en cuestión y generar así una experiencia personalizada.