Storytelling y storydoing en el marketing experiencial

Storytelling y storydoing para las marcas, dos buenas prácticas para el marketing experiencial

Storytelling: crear una historia como estrategia de branding                

En una era en la que los consumidores están continuamente bombardeados por información proveniente de diferentes empresas y marcas, el gran reto es dar con el método que nos haga diferenciarnos del resto y nos permita lograr nuestros objetivos.

En ese sentido, una de las técnicas más efectivas es la de tratar de crear una conexión con las emocional con las personas. El Storytelling hace llegar tu marca a través de una historia, de manera que la forma en acercarse a los potenciales consumidores y clientes dista mucho de las maneras más convencionales o tradicionales.

Algunas de las claves para que el storytelling funcione son las siguientes:

  1. Emoción

Apelar a las emociones de los consumidores no es nada nuevo, y esto es porque es algo que funciona. La risa es otro factor que puede resultar muy efectivo en el mundo del branding, pero nada tiene tanto impacto como conseguir sensibilizar a tus potenciales clientes.

  1. Razón de ser

Tiene que trascender un mensaje por encima de toda la campaña. Sería un error centrarse exclusivamente en llegar a los consumidores de manera efectiva y olvidar qué es exactamente lo que queremos que conserven en su memoria. La razón de ser de la empresa o marca tiene que estar muy presente en el Storytelling.

  1. Sencillez

A la hora de transmitir un mensaje, la sencillez de la comunicación va a favorecer a que los consumidores no pierdan interés y comprendan mejor lo que quieras transmitir.

  1. Confianza

Actualmente, con toda la información que tienen los consumidores, cada vez les resulta más difícil confiar en las marcas. Este escepticismo se debe contrarrestar generando una sensación de confianza entre el consumidor y la marca.

Storydoing

Aquí es donde el Storytelling y el marketing experiencial cruzan sus caminos, puesto que el Storydoing no es otra cosa que llevar todo lo anteriormente comentado a la realidad.

No todo el marketing experiencial puede considerarse Storydoing, ya que algunas acciones patrocinadas y algunos eventos empresariales no pueden enmarcarse dentro de esta práctica.

El elemento indispensable para poder considerar a una acción de marketing experiencial como Storydoing, es que dicha acción transmita los valores que definen la marca. Debe ser una acción enfocada a aquello que define a la marca y sin un contenido o intención puramente comercial.

Es necesario centrarse en el consumidor

Una de las claves en el éxito de las empresas es que sean capaces de conectar las historias que les definen con la sociedad, o sea, con sus potenciales consumidores.

A la hora de planificar una acción entendida como Storydoing y que sea la recreación en la vida real de nuestro Storytelling, es importante tener una visión bidireccional, que vaya desde los valores de la marca hasta nuestro público objetivo.

Si una empresa se centra exclusivamente en lo que pretende comunicar, es más que posible que su mensaje no llegue. Por otra parte, si se centra únicamente en lo que piensa que los consumidores quieren, su mensaje carecerá de identidad propia y su marca no tendrá unos valores determinados asignados en la mente del consumidor.

La narración inmersiva para generar lealtad de marca

La narración inmersiva y el storytelling se están asociando cada vez más. ¿Cómo llevar a cabo esta estrategia para generar lealtad de marca con los consumidores?  

Uno de los objetivos principales de cualquier marca es generar notoriedad y obtener ventas.  Se busca esa especie de mezcla perfecta entre lo que anima a comprar y la fidelización y lealtad de marca.

La narración inmersiva se asocia de forma más frecuente al entretenimiento. Se han estado llevando a cabo varios estudios para comprobar el efecto que producen en este ámbito.

Narración Transmedia

La narración inmersiva a través de varios medios de comunicación, o narración transmedia. Película, animación, cómics, webseries, videojuegos, juegos de mesa, juegos online, etc. 

Star Wars es uno de los ejemplos más representativos. Durante la década de los 70 George Lucas no tenía mucha confianza en su universo cinemátográfico espacial. El gran empuje fue el merchandising y la secuela de la película. Aprovechar la historia de otra forma ha generado que los fans alimenten el fenómeno galáctico.

Coca Cola y su Fábrica de la Felicidad. En 2008 el gigante envió la idea de campaña a varias agencias para afrontar la crisis tan negativa que les había asolado durante la campaña pro salud en los Estados Unidos. De este concepto han salido estrategias de marketing muy exitosas.

Narración Inmersiva

¿Qué sucede si una marca quiere ir un paso más allá e invitar a su público objetivo a ser parte integrante de la propia historia?

Un caso de éxito de experiencia inmersiva fue la llevada a cabo con motivo de la película ‘The Dark Night’, en el que más de 11 millones de usuarios impulsaron el ascenso del Joker como fiscal del distrito.

Historia inmersiva en directo

Inmersive ambient en directo donde los espectadores acuden vestidos, acorde a la temática de su película favorita. Es una verdadera estrategia para los fanáticos de películas míticas.

Realidad Virtual y realidad aumentada

El vídeo 360. Si se combina con la realidad aumentada, lo que significa que se interactúa con el mundo digital, todo el proceso se vuelve más inmersivo e interactivo. 

En el mundo actual, tan sobreinformado y en el que el consumidor vive rodeado de información y numerosos canales para acceder a la misma, entender una historia y cómo comunicarse es fundamental.

El storytelling traslada cada historia a una plataforma donde la audiencia interactúa y puede participar, ser integrante activo, vivir su propia experiencia y convertirse en fiel defensor de una marca.