La danza invade el cine con ‘Ballerina’

Con motivo del estreno de ‘Ballerina’, la danza ha invadido un cine francés a través de la acción “Dance invasion at the movies’, donde todos sus empleados, bailarines, han convertido el cine en una gran sala de baile.

La intención fue trasladar la Ópera de París a la sala el día del estreno, haciendo que todos los espectadores que acudieron a la cita se sintieran como los propios protagonistas de esta historia de sueños y pasión por la danza.

Desde el personal responsable de supervisar las entradas, acomodadores bailando en el patio de butacas, encargados de la limpieza, o incluso hasta los vendedores de palomitas con tutú, sorprendieron a todos los visitantes con una sesión de danza clásica mientras desempañaban su trabajo. Una bonita y original forma de recibir a los fans de ‘Ballerina’.

La acción de marketing, que tuvo lugar en un cine del centro de la capital francesa, en París, fue interpretada y llevada a cabo por los bailarines de Atelier de Arte Chorégraphic (LAAC), dirigidos por Nicolás Le Riche y Clairemarie Osta, que caracterizados como trabajadores de la sala, consiguieron su cometido con creces.

La experiencia forma parte de la iniciativa ‘Don’t move’, donde estos profesionales de la danza se dedican básicamente a integrar de forma espontánea el ballet a la vida cotidiana, plasmando y viralizando todas sus acciones a través de las redes sociales.

Esta vez la han transportado al mágico mundo del cine, sirviendo como ejemplo de inspiración para miles de espectadores, en especial los niños.

‘Ballerina’, de A Contracorriente Films, que se ha estrenado el 27 de enero, es la película de animación que está conquistando la taquilla de España con más de 1,4 millones de espectadores en su primer fin de semana.

La pasión de Felicia, la niña protagonista de esta historia es la danza, y su meta es convertirse en bailarina profesional viajando hasta París para conseguir su sueño. Entrar en la Grand Ópera House.

El cine sigue atrapando. Últimas tendencias de la gran pantalla

Se podría pensar que con los Smart TV y el video on demand el cine estaría luchando por competir con estas formas de entretenimiento. Lo cierto es que no es así. El cine sigue atrapando.

Películas de superhéroes, secuelas, aventuras y últimas tendencias de inmersión, hacen de la gran pantalla una alternativa de entretenimiento. Las cifras de recaudación han subido en los últimos meses.

En 2015 la industria del cine batió el record de 38 mil millones de dólares en UK, y en Estados Unidos recaudó 11 mil millones. Los ingresos del cine en Reino Unido aumentaron un 17,3%, con una venta anticipada y ya vendida de hasta un 9%, todo ello fomentado por todo el marketing en torno a la saga Star Wars y su última entrega “El Despertar de la Fuerza”, que se convirtió en la película más taquillera de todos los tiempos en Gran Bretaña.

La industria del cine espera una nueva oleada con la implantación de nuevas tecnologías de inmersión, como butacas que se mueven, proyecciones láser, experiencias sensoriales, que sin duda trasladarán a los espectadores del sillón de sus casas a las salas de cine.

Las nuevas proyecciones 4D incluyen el factor sorpresa y un rollo mágico increíble. Algunas salas como en Corea del Sur por ejemplo, ofrecen ráfagas de aire, olores, agua, e incluso ambiente niebla y burbujas.

Del celuloide a lo digital

El celuloide con tecnología digital ha sido el que más impacto ha causado. Reduce de forma importante los costes y responde fácilmente a la demanda del público, permitiendo una amplia gama de contenidos como la proyección de ballets, óperas, teatro, o incluso eventos deportivos.

Pantalla gigante y el Láser

Hollywood cada vez produce más éxitos llenos de acción que incluyen láser, como Cazafantasmas, que sin lugar a dudas exigen ser vistos en pantalla grande.

La calidad del sonido

Dentro del paquete de inmersión no debemos olvidar el gran aliado de la pantalla: el sonido. Numerosos éxitos de taquilla de este verano como “Star Trek: Más allá” o “Escuadrón Suicida” han sido adaptados con los últimos sistemas de audio.

Toda esta tecnología sin duda está ayudando a que el cine no sólo sea una película sin más, sino la sensación de que los espectadores han asistido a un evento.