Los anuncios en el cine siguen siendo los mejor valorados

El cine sigue a la cabeza en cuanto a la valoración positiva de la publicidad por parte de los espectadores.

La audiencia mayoritaria del cine

La franja de edad de 16 a 34 años se asienta como la más asidua en las salas de cine. Se trata de la generación que está experimentando un cambio en cuanto a la manera que tiene de recibir la publicidad.

Ya no se concibe el hecho de que interrumpan cualquier contenido que estés disfrutando para ofrecerte publicidad, puesto que es una técnica que consideran desfasada y que no es bien recibida.

La gran pantalla como antídoto perfecto

Este grupo de población consume una cantidad ingente de contenidos y se distrae con facilidad, a menudo cambiando de un contenido a otro sin tan siquiera finalizar la visualización completa previamente. De esta manera, el hueco que queda para la publicidad es muy limitado. Es el caso de la publicidad online, que se ve muy presionada en este aspecto, ya que cuenta con unos límites de tiempo para contabilizar el número de visualizaciones por anuncio.

Para el cine, en cambio, los anuncios son un filón. El anunciante cuenta con toda la atención de los espectadores al completo. Tengamos en cuenta que es un ámbito en el que no están bien vistos los móviles por molestar a los demás espectadores.

En definitiva, las salas cuentan con gran ventaja porque la gran mayoría del público absorbe todo el mensaje publicitario de manera mucho más positiva la publicidad en el cine. Veamos las razones.

Por qué el cine es el mejor ambiente para la publicidad

En primer lugar, los asistentes al cine ya saben de antemano que van a visualizar anuncios, con lo cual no suponen una interrupción. Es más, incluso forman parte de la liturgia previa a la película, junto con la visualización de los tráilers de los próximos estrenos.

Además, la calidad de esta publicidad en una sala de cine, suele estar y destacar por encima de la media. Por una parte, por el hecho de poder disfrutar de una gran pantalla para su visualización y, por otra parte, porque los anunciantes ponen más empeño en la realización de sus anuncios, siendo más creativos y aprovechando el soporte privilegiado que supone una sala de cine.

https://youtu.be/mNbSgMEZ_Tw?t=2

En definitiva, el cine ataca dos de los principales problemas a los que se enfrenta la publicidad. Por una parte logra no ser intrusiva a los ojos de los espectadores, y por otra consigue ser relevante gracias a la calidad que atesora.

Jason Statham y Gal Gadot (Wonder Woman) cara a cara en el anuncio de la ‘Super Bowl’ 2017

Durante la ‘Super Bowl’, que bate record de pantalla con casi 112 millones de espectadores, los anunciantes aprovechan el tirón. Esta edición lo ha puesto en marcha wix.com, cuyos protagonistas son Jason Statham y Gal Gadot, dos actores de moda enfrentados, y cara a cara.

No es ningún secreto que el mayor evento deportivo en Estados Unidos es a su vez la gallina de los huevos de oro para la industria publicitaria del más alto nivel. El partido final del campeonato de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) lleva años siendo toda una fiesta nacional en el país.

En un día donde se consume más comida y bebida que en Navidad, y en una celebración donde más de cien millones de personas no se despegan de la pantalla de sus televisores, tanto por el deporte como por las actuaciones de famosos artistas, no es extraño que las marcas aprovechen la oportunidad para acercarse a su público, incluido el cine y su industria.

Es el caso de Wix.com, la empresa de autodiseño web, que en la edición de este año utilizó la figura de dos grandes estrellas del cine más actual para promocionar sus servicios a gran escala. Y cómo lo hizo.

En el anuncio vemos a Jason Statham y Gal Gadot, protagonista de la próxima entrega de ‘Wonder Woman’, envueltos en un restaurante peleando al más puro estilo de Hollywood, mientras un cocinero crea su página web sin enterarse de lo que sucede alrededor. El anuncio impone una nota de humor sobre la acción, y transmite en el usuario la sensación de que, crear un sitio web propio, es tan fácil como no darte cuenta de lo que sucede a tu alrededor.

Pero la trama no queda aquí, y es que el anuncio del que todos hablan posee una segunda parte, donde el protagonista decide montar un negocio de food truck tras la destrucción del restaurante donde trabajaba, en el que de nuevo los dos actores protagonistas se vuelven a cruzar en el camino.

La pieza acaba con la entrada en escena de ambos actores una vez más, lo que alimenta el bucle humorístico del anuncio.

Sin duda un buen ejemplo de las posibilidades que posee el mundo del cine en campos tan diferentes como el de la publicidad de una página web.

¿Qué nos deparará la próxima ‘Super Bowl’? Estamos deseando descubrirlo.