Actualidad Los usos del marketing experiencial para atraer a los fanáticos del cine

Los usos del marketing experiencial para atraer a los fanáticos del cine. Marketing, Fanáticos, Marcas
La participación: primera razón del engagement con los fans de culto

10 febrero 2016

Marketing

Si hablamos de cine de culto, las expectativas de los fans son incomparablemente mucho más altas de lo normal. Es el caso de “Secret Cinema”, una web londinense para espectadores exigentes que no se conforman con una simple sesión de cine, sino que la intriga y la expectación les invade todo el cuerpo hasta el mismo día de la proyección. Es una plataforma que va más allá del cine convencional convirtiendo la experiencia de ver una película en un acontecimiento social y una experiencia en toda regla.

Esta forma de involucrar al consumidor, aporta a la marca numerosas ventajas a la hora de interactuar. Mientras que los eventos de inmersión no son para todos los públicos, aquí vamos a ver a través de varios ejemplos como la industria llega a los más frikis. En Secret Cinema, todo gira en torno al misterio. Desde el lugar de proyección, hasta acciones en vivo y representaciones en directo relacionadas con la película que pueden hacer sentir a los más aficionados protagonistas de la historia. El ejemplo más reciente es la galaxia y todo el mundo Star Wars.

La participación: primera razón del engagement con los fans de culto

En esencia esta empresa utiliza una fórmula simple pero sumamente efectiva para alcanzar el máximo éxito. Involucra a un grupo de aficionados haciéndoles vivir una experiencia única e inolvidable con su película favorita. Eso sí, las exigencias de este tipo de consumidor son muy altas, por lo que la responsabilidad de sus organizadores más. Con el ejemplo y a través de la experiencia de este site, os dejamos siete razones por las que han conseguido enganchar a sus fans:

1.- Cuenta con una base de fans incondicionales. Ya sea a través de la reposición de  “Regreso al Futuro” o por “Star Wars”, estos títulos son un gran confidente para saber y conocer el tipo de público a quien le puede ir esta iniciativa. Estos aficionados  compartirán contenido sobre las pelis, los momentos o sus personajes preferidos.

2.- Ponen en situación y hacen partícipes del espectáculo a sus espectadores. Por ejemplo con el largometraje “Cadena Perpetua”, el público se puso a hacer ejercicio, como en la escena de la prisión, antes de entrar a ver la película. En “Regreso al futuro” se escenificó la cafetería estilo años 50 donde los espectadores podían degustar un batido y una hamburguesa.

Este tipo de marketing experiencial cuenta con la ventaja, gracias a la curiosidad que despierta, de difundirse rápidamente en los medios y viralizarse en redes sociales con facilidad.

3.- Capturan un momento. Está comprobado que los momentos de inmersión son la clave para la definición de las experiencias increíbles. Los organizadores buscan crear ambientes idóneos y hacer que el consumidor forme parte de la propia experiencia como real.

4.- Crean experiencias que provocan interacción social. Son siempre muy sociales y suele adquirir gran popularidad entre el público millenial, que formará parte activa de la promoción del evento. Secret Cinema es muy asiduo al marketing de guerrilla dando pistas sobre cual será el lugar secreto del evento.

5.- Tienen el poder de cambiar la percepción de la gente. Esta es una de las razones principales por las que funciona tan bien su estrategia. La mayoría de las veces sorprenden.

6.- Difunden el misterio. En los primeros eventos el slogan era: TELL NO ONE aportando exclusividad, misterio y emoción en torno al evento. En realidad es lo que desean sus adeptos, y ponerse en su lugar es una máxima. A veces menos es más.

7.- Hacen un poco de todo. Normalmente siempre se ha hecho todo durante el mismo momento del evento con el objetivo de crear una experiencia global ineludible. Sorprender a los espectadores es el objetivo.

 

Imagen: Clear Channel: Where brands meet people de Charis Tsevis disponible bajo Licencia Creative Commons.