News Los anuncios en el cine siguen siendo los mejor valorados

cine, anuncio, publicidad
El cine sigue a la cabeza en cuanto a la valoración positiva de la publicidad por parte de los espectadores.

16 octubre 2019

Industria del cine, Marketing

El cine sigue a la cabeza en cuanto a la valoración positiva de la publicidad por parte de los espectadores.

La audiencia mayoritaria del cine

La franja de edad de 16 a 34 años se asienta como la más asidua en las salas de cine. Se trata de la generación que está experimentando un cambio en cuanto a la manera que tiene de recibir la publicidad.

Ya no se concibe el hecho de que interrumpan cualquier contenido que estés disfrutando para ofrecerte publicidad, puesto que es una técnica que consideran desfasada y que no es bien recibida.

La gran pantalla como antídoto perfecto

Este grupo de población consume una cantidad ingente de contenidos y se distrae con facilidad, a menudo cambiando de un contenido a otro sin tan siquiera finalizar la visualización completa previamente. De esta manera, el hueco que queda para la publicidad es muy limitado. Es el caso de la publicidad online, que se ve muy presionada en este aspecto, ya que cuenta con unos límites de tiempo para contabilizar el número de visualizaciones por anuncio.

Para el cine, en cambio, los anuncios son un filón. El anunciante cuenta con toda la atención de los espectadores al completo. Tengamos en cuenta que es un ámbito en el que no están bien vistos los móviles por molestar a los demás espectadores.

En definitiva, las salas cuentan con gran ventaja porque la gran mayoría del público absorbe todo el mensaje publicitario de manera mucho más positiva la publicidad en el cine. Veamos las razones.

Por qué el cine es el mejor ambiente para la publicidad

En primer lugar, los asistentes al cine ya saben de antemano que van a visualizar anuncios, con lo cual no suponen una interrupción. Es más, incluso forman parte de la liturgia previa a la película, junto con la visualización de los tráilers de los próximos estrenos.

Además, la calidad de esta publicidad en una sala de cine, suele estar y destacar por encima de la media. Por una parte, por el hecho de poder disfrutar de una gran pantalla para su visualización y, por otra parte, porque los anunciantes ponen más empeño en la realización de sus anuncios, siendo más creativos y aprovechando el soporte privilegiado que supone una sala de cine.

https://youtu.be/mNbSgMEZ_Tw?t=2

En definitiva, el cine ataca dos de los principales problemas a los que se enfrenta la publicidad. Por una parte logra no ser intrusiva a los ojos de los espectadores, y por otra consigue ser relevante gracias a la calidad que atesora.