Actualidad Lo último en acreditaciones para eventos ¿Cuál es la adecuada?

Yelmo B2B, Acreditaciones, Innovación, Eventos
Lo último en acreditaciones para eventos y conferencias. Cuáles son las que mejor se adaptan y podemos emplear en cada encuentro.

13 septiembre 2017

Comunicación, Empresa

Lo último en acreditaciones para eventos y conferencias. Cuáles son las que mejor se adaptan y podemos emplear en cada encuentro.

Independientemente del tipo de evento que realicemos, los asistentes necesitan identificarse ya sea para entrar o salir del recinto, acceder a espacios concretos o reconocerse entre ellos. La insignia o acreditación de asistente ha cumplido siempre esta función, pero al igual que otros aspectos en la industria, la innovación ha provocado que existan a día de hoy numerosos y prácticos tipos de identificación en un evento. A continuación, te explicamos varios:

 

  • Acreditaciones de papel

La clásica pegatina o tarjeta colgada al cuello. Pese a su carácter anticuado, este modo de identificación conlleva muchas ventajas como su sencillez, la posibilidad de añadirle códigos de barras o QR, su rentabilidad y, cómo no, la facilidad para identificar a través de su nombre a la persona que tienes delante.

 

  • Pulseras

Típica acreditación en festivales y eventos de música; se coloca en la muñeca y debe mantenerse hasta que se corta. Suelen ser impermeables y resistentes a todo tipo de accidente o inclemencia, pero no aportan muchas más ventajas. Ideales para controlar las entradas y salidas al recinto, pero, por el contrario, cuentan con poco espacio para incluir información útil de cara a otro tipo de situaciones.

 

  • Sellos

El clásico sello puede ser la opción perfecta para eventos o celebraciones de carácter íntimo; no es detectable como otros medios de identificación electrónicos de asistentes, pero es perfecto para un control de acceso simple y barato.

 

  • Identificaciones hackeables

Cualquier tarjeta, pase o pulsera con un componente electrónico puede ser pirateado, especialmente si se utiliza en un evento diseñado para hackers. Pensadas para ser presentadas en convenciones de seguridad y similares, estas acreditaciones esconden en su código información, ventajas o curiosidades destinadas a asistentes con la suficiente maña como para descubrirlas. Sin duda la más peculiar de la lista.

 

  • NFC

NFC, o near field communication, hace referencia a la tecnología capaz de interaccionar con un simple toque. Se pueden utilizar para infinidad de situaciones: desde controlar la entrada al recinto, pasando por registrar datos o acceder a información sólo al alcance de este pequeño chip. Los identificadores por NFC pueden ser insertados de diversas formas, aunque es común verlos en forma de pequeños adhesivos que se implementan en tarjetas o pases de papel.

 

  • Wearables

Utilizando una tecnología parecida al NFC, las prendas de vestir, colgantes, gemelos y demás pueden interactuar con stands, incorporar características como iluminación LED, vibración, cupones descuento o información acerca del evento.

 

  • Biometría y reconocimiento facial

Aunque siempre lo hemos visto más cerca de la ficción que de la realidad, la idea de utilizar nuestras huellas dactilares o el escaneo de retina se está abriendo paso poco a poco, y pese a que el reconocimiento de las huellas sigue siendo poco práctico en un evento, el reconocimiento facial se puede realizar sin tener que pegar la cara en ningún sitio, con rapidez y total fiabilidad. Cosa de película.

 

  • Implantes

El futuro se empieza a acomodar en nuestra mano, y nunca mejor dicho. Aunque nos resulte extraño, ya es posible implantarse un minúsculo chip NFC en zonas como la mano, siendo útil para cualquier necesidad cotidiana que tenga el usuario, y para cualquier evento o celebración preparada para esta tecnología a la que asista.

 

  • Con sorpresa incorporada

En el constante flujo de innovación al que el mundo del marketing y los eventos nos tiene acostumbrados, de vez en cuando se cuelan sorpresas tan inesperadas como prácticas. Por ejemplo, en la gira de la cantante Lady Gaga donde los asistentes VIP cayeron en la cuenta que el cordón de su credencial era en realidad un cargador de móvil.