Actualidad Innovar en eventos: cómo convencer a tus superiores de nuevas ideas

Eventos, Innovación, Estrategias de marketing, Nuevas ideas
Innovar en eventos es evolucionar. Cómo intentar llevar a cabo nuevas ideas y convencer a tus superiores del éxito a través de la gestión del cambio.

26 julio 2017

Comunicación, Empresa

Innovar en eventos es evolucionar. Cómo intentar llevar a cabo nuevas ideas y convencer a tus superiores del éxito a través de la gestión del cambio.

A menudo el éxito de las ideas exige confianza por parte de los puestos más elevados de la cadena de mando. La originalidad conlleva riesgo y tus superiores deben ser capaces de verlo y apostar por el talento de una buena campaña. Sin embargo, a menudo el miedo al fracaso, la reticencia a las nuevas tecnologías, o la idea de que el cambio sólo debe producirse como último recurso, lastran el crecimiento potencial de una marca, desembocando en situaciones tensas en las que la comunicación es vital para salir airoso. A continuación, te contamos cómo:

Defiende la necesidad de cambio, el ¿por qué ahora?

La vida avanza cada día a una velocidad mayor, y con ella la tecnología y las oportunidades de implementar la novedad a tu estrategia o producto. Si se está ante un público reticente es necesario comunicar que, pese a que una parte del público objetivo no quiera confiar en este tipo de avances, un número mucho más elevado lo hace a tasas alarmantes.

Aborda los temores

Si el temor al fracaso y a la alta inversión de este tipo de recursos prevalece, es necesario tener una estrategia para favorecer la adopción de la idea rebajando este miedo. Un descuento acordado con el proveedor, o demostrar de qué manera el aumento de asistentes a su evento cubrirá con creces el coste de la tecnología son sólo un par de estrategias para mitigar este efecto en los superiores.

Elige el momento sabiamente

El mejor momento para presentar una idea rompedora es cuando se celebra una pequeña victoria relacionada remotamente con ella. Este punto es crucial, ya que plantear un cambio de rumbo en un momento de bonanza puede llevar a pensar a los altos cargos el porqué de cambiar algo que funciona bien.

Básate en datos concretos y específicos, no en ideas

No es bueno perder el tiempo intentando convencer a los detractores de la idea de conceptos abstractos y lejanos de cambio. Utiliza estadísticas y datos objetivos, y preséntalos flanqueando un proyecto concreto, con claridad a la hora de su ejecución y estudiando los efectos previstos en el evento.

Sé honesto

Si existe un obstáculo para realizar eficazmente el cambio, es recomendable ser transparente y comentarlo. Informa de su naturaleza y de cómo lo solucionarías para que no afectara al evento, de este modo se demostrará que la idea ha sido reflexionada ampliamente y aumentará la sensación de credibilidad hacia ella.

Rodéate de un especialista

Quizá una presentación impecable y un futuro brillante no valga para convencer a los escépticos. En estos casos, un experto, consultor ajeno a la empresa, podrá ayudar a cambiar las tornas y aportar su granito de arena para que el plan empiece con buen pie.