El cine está mostrando el camino a seguir en el marketing experiencial

Las acciones de marketing experiencial son las campañas preferidas de los usuarios, y las mejores se están viviendo en las promociones de la industria cinematográfica.

Tengamos en cuenta por qué las marcas están tan interesadas.

El Marketing de experiencias y el cine, el tándem perfecto

En los últimos años, las cifras de asistencia a las salas de cine van en aumento en todo el mundo.

Según Sodexo, las acciones de marketing de las marcas en el cine están en su mejor momento.

Uno de los mayores impulsos lo han dado las productoras que están apostando de manera enérgica por sagas de películas que se mantienen como las más taquilleras durante semanas.

A su vez, el marketing de experiencias se consolida como la manera preferida por los usuarios de recibir información publicitaria.

El marketing de experiencias genera una relación bidireccional entre la persona y la marca o empresa.

Mientras, en los formatos más tradicionales de publicidad se trata de una relación unidireccional donde las personas no tienen capacidad de interacción.

Combinar el marketing de experiencias con el cine

Combinar el marketing de experiencias con el cine parece una buena idea, y así lo están demostrando las diferentes acciones que se están empezando a realizar en algunas salas.

Por ejemplo, en unos cines de Reino Unido, decidieron servir vino a los espectadores mientras veían la película Sideways, cuya trama se desarrolla en los viñedos de California.

El éxito fue tal, que muchas otras salas están empezando a barajar la opción de que los espectadores puedan beber o comer lo mismo que lo que aparece en pantalla.

Estas experiencias podrían ir más allá de la comida y bebida, haciendo partícipes a los espectadores de diferentes situaciones que se den en la pantalla.

Como es evidente, esto representa una oportunidad espectacular para las marcas, puesto que pueden ir más allá de la pantalla y estar en las manos de los espectadores mientras estos ven la película en el cine.

Las salas de cine siguen diversificando su oferta

Las salas de cine han dejado de asociarse exclusivamente al cine, y es que en los últimos años han aumentado los diferentes eventos que se pueden disfrutar en sus pantallas.

Los que han experimentado un especial crecimiento son los eventos relacionados con la ópera, el ballet, el teatro, la música y el deporte.

Esto supone que los anunciantes pueden dirigirse a un abanico enorme de diferentes audiencias, puesto que cada evento atrae a un perfil muy diferente de espectador.

Mientras que las películas suelen tener un público más heterogéneo, en eventos tan específicos como estos las audiencias suelen ser más homogéneas, lo cual las hace más propicias para acciones publicitarias más de nicho que generalistas.