News Aumentar la creatividad: cómo las marcas pueden usar la inteligencia artificial para alimentar las experiencias creativas

Inteligencia artificial, inteligencia artificial experiencias, experiencias de marketing, marketing experiencial, experiential marketing
Cómo utilizar Inteligencia Artificial para ofrecer experiencias creativas con el objetivo de crear experiencias increíbles, únicas, y personalizadas.

08 agosto 2018

Tecnología

Cómo utilizar Inteligencia Artificial para ofrecer experiencias creativas con el objetivo de crear experiencias increíbles, únicas, y personalizadas.

La Inteligencia Artificial ya está presente

La Inteligencia Artificial ya puede desarrollar a día de hoy ciertas tareas de manera muy satisfactoria. Algunos ejemplos son el reconocimiento facial o de voz, seguimiento de objetos y otros menos útiles pero igual de impresionantes, como intercambiar tu cara con la de otra persona.

Debido a los avances que se están produciendo en este campo y especialmente en el conocido como “Deep learning”, los ordenadores están empezando a ser capaces de percibir y entender la realidad de igual manera que los humanos.

Aplicado a la Inteligencia Artificial, es la parte visual de ese entendimiento de los ordenadores la que interesa en este contexto. De cara a ofrecer experiencias más creativas y novedosas a los usuarios, es necesario hacer hincapié en el aspecto visual, puesto que al fin y al cabo, el gran logro por parte de las marcas será trasladar la Inteligencia Artificial a un plano físico.

Existen casos en los que se han conseguido avances significativos, como el de TensorFlow de Google. En su caso su uso es controversial, puesto que es capaz de analizar la cara de una persona mediante muchas imágenes e incluirla en un vídeo. En el cine se ha utilizado una técnica similar para incluir actores fallecidos o versiones más jóvenes de algunos actores en películas como Star Wars o Blade Runner.

Las posibilidades de la Inteligencia Artificial

Manteniendo el ejemplo del cine, las posibilidades de la Inteligencia Artificial se presentan muy esperanzadoras para las marcas. Un ejemplo es imaginarse ofrecer a la gente aparecer en sus películas favoritas. Otro ejemplo menos personal sería el de trasladar un diseño propio a un producto, como unos zapatos o una cazadora.

En la aplicación Arts & Culture de Google se habilitó una herramienta que permitía a los usuarios hacerse un selfie y encontrarse parecidos entre todas las obras clásicas clasificadas en la plataforma.

Estos son únicamente unos ejemplos de los primeros avances que se han puesto a disposición de los usuarios. Estas novedades siempre generan grandes expectativas, en el medio plazo se asumirán como parte normal y hasta necesaria de las estrategias de las marcas.

La Inteligencia Artificial está en un punto de desarrollo temprano con respecto al marketing. Aun así,  los ejemplos anteriormente mencionados indican que su evolución supondrá un antes y un después en la personalización de las acciones y contenidos que se ofrecen a los usuarios.